Gopro o la camara familiar

“Y así hablaba el/ella de pequeño/a ?? LOL” : Amigos o pareja de tu hijo/a al ver los vídeos de cuando eran pequeños, mientras tu bebé casi adulto te mira con mala cara…

 

Hoy en día, tenemos a nuestra disposición la facilidad de hacer fotos y vídeos de buena calidad de nuestros pequeños con el simple uso de un teléfono móvil .

Sin embargo, a veces, se antoja tedioso el uso de estos aparatos para estos menesteres: consumo de batería, espacio limitado y su uso multipropósito hacen que no estén disponibles en todo momento, a pesar de que, es un chisme que se ha impuesto en nuestros bolsillos y/o manos.

 

Por ello, para los viajes, suelo llevar una cámara Gopro o similar para grabar y hacer fotos a la pequeñaja.

Si, lo sé, este tipo de cámaras no está destinada para este uso, y hay mejores soluciones en el mercado, pero os voy a dar una serie de razones de porqué uso este tipo de cámaras para vídeos familiares. *

 

Más Accesorios: Gracias a estos podremos aderirla a nuestro casco, brazo, pecho, o a algún palo de esos de selfies. Los peques se lo pasan en grande siendo los protagonistas y contando su propia historia.

Mayor Resistencia: Nada que ver con un móvil, gracias a las carcasas son bastante mas resistentes que los móviles a golpes y caídas.

Menor Tamaño: Son más pequeñas que cualquier otra.

Grabar bajo el agua: Es algo bastante divertido, y aguantan bastante bien. Existen móviles o carcasas para móviles que hacen lo mismo, pero el manejo de estos se hace casi imposible por la carencia de botones físicos.

Mayor Angulo de vision: El ángulo de estas cámaras es tremendo, en torno a los 170º . Y eso da mucho juego.

Muy fácil manejo: Suelen tener 3 botones…

 

Todo ello, junto a su facilidad de uso, hacen de estos cacharros toda una maravilla para realizar vídeos familiares durante los viajes.

 

Poco a poco iremos dando consejos para grabar a nuestros pequeñajos con este tipo de cámaras.

 

Un ejemplo de ello!

*Siempre me imaginé con una cámara de este tipo haciendo cosas tan emocionantes como descensos imposibles en bici, bucear en ríos inhóspitos o volar en parapente. Lo que nunca me imaginé es que grabaría cosas aun más emocionantes, y que estás provengan simplemente de un día en el parque en familia.

¿Y si nos compramos una mochila?

“Mmmm ¿aquí no hay rampas? ” padre cargando un carrito con bebé y bolsas incluidas

Cuando va a nacer un bebé uno de los primeros elementos de la lista de compras indispensables es el carrito. Todos nos imaginamos paseando al sol con nuestro bebé dormidito en él.
Pero a pesar de que para algunos este es el medio de transporte principal, hay muchas situaciones en las que necesitamos llevar a nuestros peques en brazos. Por ejemplo hay algunos bebés que no quieren ir en el carro o hay lugares que no se pueden acceder bien con ellos.
Entonces viene la pregunta ¿nos compramos una mochila? Y para que no sea un artículo más en el armario de cosas que “sólo use una vez” os recomendamos tener en cuenta los siguientes puntos.

1. Ergonómica

Que el bebé vaya como una ranita. Si en la foto veis un bebé mirando hacia adelante, esa no vale. Si al bebé le cuelgan las piernas y chocan con las tuyas tampoco.
Esto es por el bien de la espalda del bebé y por la de los papás. Todos estaréis más cómodos con una de este tipo.

2. Prueba

Si podéis probarla con el bebé antes de comprarla, mejor. Así veréis si es cómoda para ponerla y quitarla y como se siente el pequeñín en ella.

3. Duración

Hay algunas que aguantan hasta 10 kgs y otras hasta 20 kgs. Tenemos que pensar qué nos interesa más. Si sólo pensamos usarla cuando sea un recién nacido, igual un fular nos va mejor.

4. Talla

Si la va a usar tanto papá como mamá, como la tita, hay que buscar algo que se ajuste rápido y cómodamente a los distintos tamaños de los portadores.

5. Diseño

Aunque esto sea un poco más trivial, buscar una mochila que nos guste estéticamente siempre hará que la usemos más.

6. Posiciones

Existen algunos modelos que permiten que se coloque al bebé de distintas formas, delante, a tu espalda, a la cadera. A medida que va creciendo, este tema se vuelve interesante.

En otra ocasión os hablaremos tanto de modelos concretos como de otras opciones de porteo. Esperamos que estos tips os ayuden en vuestra elección.

Los 10 mandamientos de la alimentación complementaria

“A comeeeeeeeeer!!!!” Cualquier madre/padre cuando la comida está en la mesa

Uno de los grandes placeres de viajar es sumergirte en otras culturas y aprender de ellas. Para nosotros la gastronomía es un punto fuerte a tener en cuenta, es un placer poder probar platos inimaginables en los lugares menos esperados. Para que nuestros peques puedan apreciar esto tanto como nosotros es imprescindible que se introduzcan en el mundo de la alimentación con buen pie y para ello os vamos a dejar una serie de puntos a tener en cuenta, esperamos que ayuden a aquellos que empiecen con esta interesante etapa donde los bebés se convierten en niños:

  • 1. Confía en los profesionales.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) , la Academia Americana de Pediatría (AAP) y el Comité de Lactancia de la Asociación Española de Pediatría recomiendan la alimentación exclusiva al pecho durante los primeros 6 meses de vida del niño y continuar con el amamantamiento junto con otros alimentos que complementen la alimentación hasta los 2 años o más, mientras madre e hijo lo deseen. Y si tu madre, tu suegro o tu vecina te dicen lo contrario, no lo escuches. Y si te lo dice tu pediatra, plantéate buscar a otro que esté actualizado.

  • 2. No te olvides del instinto.

La persona que mejor sabe qué necesita un bebé, es su mamá. Nadie más. Si crees que tu bebé está bien, lo ves contento y activo, pero te dicen que está bajo de peso, seguramente es que él sea así, no todos somos iguales. Si te parece que está inquieto, que algo le molesta, que siempre está malhumorado, llévalo a un profesional, tu impresión puede ser importante para solucionar algún problemilla que le haya podido surgir.

  • 3. Ten paciencia

El inicio en la alimentación complementaria es un paso muy grande tanto para el bebé como para sus padres. Si a los 6 meses tu bebé no consiente probar ni una cucharada de los cereales tan ricos que le preparas, prueba con algo de fruta o espera unos días más para volver a intentarlo. Si sigue tomando sólo leche unos días más no se va a desnutrir.

  • 4. El formato no importa

El pediatra te dice que le des los cereales de marca X, pero tu bebé no los quiere. Pero ves que cuando tu te estás comiendo un plátano él quiere cogerlo y chuparlo. ¡Pues que coma plátano! Este proceso es de aprendizaje, los bebés deben aprender a comer otras cosas que no sea leche, no es tan importante el orden en que lo hagan o el formato. Si no quiere purés pues prueba con comida algo más sólida. (siempre con sentido común y sin quitarle un ojo de encima)

  • 5. Olvídate del reloj

Le preparas la comida a tu bebé a la 1 y ni la prueba. Pero cuando vas a comer tú a las 2, se le van los ojos detrás de la comida. Pues vuelve a preparársela, a lo mejor ahora si le apetece. Los horarios los establece la sociedad más que la naturaleza, y los peques no entienden de normas sociales.

  • 6. No midas

“La semana pasada se comía el plato enterito, y ésta casi ni se nota que ha comido”. Seguramente esta semana no tenga tanta hambre. Los bebés son como animalitos, su instinto está a flor de piel y no se van a morir de hambre por molestar, si no quiere, es porque no quiere, él tendrá sus motivos, ya comerá más cuando lo necesite.

  • 7. No compares

“Es que el niño de mi amiga se toma los biberones de no sé cuantos mililitros  y el mío no llega ni a la mitad”. Bueno es que cada niño es un mundo, ese otro bebé necesitará más calorías en este momento y el tuyo no. Habrá días en que eso sea al revés. (aunque esos días las mamás no los cuentan tan alegremente)

  • 8. No desistas

Si hoy no come, vuelve a intentarlo mañana, pero sin desanimarte, sin malas caras, sin enfadarte. Es imprescindible un ambiente acogedor para que un peque pueda entender el significado de disfrutar de la comida.

Si le preparas un puré de verduras y no lo quiere, pero señala tu pescado, pues dale pescado. Mientras sea comida sana y se tenga precaución con las posibles alergias, no debe ser un problema.

  • 9. Respeta a tu bebé

Escúchale, obsérvale y respétale. Si no quiere comer ahora, ya lo hará más tarde, si no quiere sentarse en su trona, que lo haga en un sitio donde se encuentre más cómodo y seguro. El trabajo de los papás es hacer que se sienta seguro, querido y respetado. Su opinión importa desde el primer día.

  • 10. Disfruta

Muchos padres pasan por esta etapa como si fuera un infierno lleno de enfados y preocupación, pero no tiene que ser así. Disfruta de este momento tan importante y haz que tus pequeños también lo aprecien.

*** Estos consejos son para niños sanos. Siempre tened en cuenta las indicaciones de los pediatras y estad atentos a posibles alergias.

Viajar con niños : remedios contra el aburrimiento

“Mamá cuánto queda?  Ya hemos llegado? Me aburro!!! “ cualquier niño en un coche tras media hora de camino

Hemos reservado el alojamiento,  tenemos una lista de cosas por hacer divertidas con nuestros peques.  Incluso llevamos en mente una serie de restaurantes que nos han recomendado.  Y entonces caemos en la cuenta,  ¡no hemos pensado en que para llegar tendremos que pasar X horas en un coche / bus / tren / avión!

Para sobrevivir a ello es necesario estar preparado,  sobretodo psicológicamente.  Para un adulto una hora de coche no es nada,  para un niño es mucho rato perdido en un sitio donde no quiere estar.

Dependiendo de la edad del peque la cosa puede cambiar bastante, así que vamos a distinguirlos en dos categorías: Bebés (hasta el año o año y medio) o niños (los que ya tienen cierta independencia).

Bebés

Cuando viajamos con bebés tenemos que pensar que ellos no entienden porque están ahí,  porque no pueden gatear por el pasillo del avión o quitarse el cinturón de seguridad.

Si tenéis un bebé de esos que se duermen en cuanto arranca el coche,  enhorabuena,  disfrútalo.  Pero si no es así hay algunos trucos que pueden ayudar.

Si podemos elegir,  el tren o el avión suelen ser mejor opción ya que el bebé cuyo mayor problema suele ser que quiere estar en los brazos de mamá / papá o un poco de tetita que lo arregla todo,  y el tren/avión permite que esté en contacto en todo momento.

Si tenemos que ir en coche es cuestión de experimentar.

Una cosa que suele ayudar es la voz.  A los peques les suele gustar la música y si canta mamá mejor,  así que a probar. Si le gusta, entonces ya sabéis, a afinar la garganta y comprad agua para el viaje.

¿Qué no quieres cantar?  Entonces háblale,  cuéntale cuentos que aunque no entienda todavía, podrán dejarle encantado ya que tendrán toda la atención de su mamá/papá y escuchar su voz siempre es un gusto.

Si el que conduce es papá pero al ir mamá detrás el peque se pone más nervioso, pues entonces que conduzca mamá, a ver si con papá se entretiene más. ¡Sabemos de niños que incluso van más tranquilos si van solos detrás! Así que la cuestión es probar hasta encontrar la fórmula perfecta sin desesperarse en el intento.

Niños

Cuando se van haciendo mayores algunas cosas son más fáciles y otras más difíciles.  Puedes empezar a razonar con ellos para que entiendan lo que pueden hacer o no y por qué,  pero también tendrán más ganas de moverse e investigar.

Las canciones infantiles son ideales para los viajes,  y puede cantar toda la familia incluido el peque, que incluso cuando está empezando a decir sus primeras palabras puede animarse a intentar repetir los estribillos.

También hay muchos juegos que nos pueden hacer pasar un buen rato, como el “Veo veo”, al que todos hemos jugado de pequeños, o ir contando coches de cierto color que vemos por la ventanilla, o incluso ir viendo el paisaje y buscando cosas en él.

Es bueno llevar recursos, como cuentos y lápices para pintar para en un momento dado, si le apetece jugar con ellos.

Y como última opción (y digo última porque no soy muy partidaria de que los peques abusen de la tecnología, aunque en momentos claves la considero imprescindible) siempre están los móviles y tablets que tanto les gustan a los pequeños.  En estos casos es posible llevar algún capítulo de sus dibujos favoritos para que los pueda ver en aquellos momentos que ya está harto de lo demás.
Y con esto, os dejamos un puñado de ideas para amenizar vuestros viajes. Por supuesto es necesario realizar frecuentes paradas y llevar tanto comida como bebida adecuada para todo el viaje.

Berlín: sitios de interés

“Todos los hombres libres, vivan donde vivan, son ciudadanos de Berlín. Y por ello, como un hombre libre, me enorgullezco de decir: Ich bin ein Berliner” JFK

Un día estás tan tranquila trabajando y llega tu jefe y te dice “el mes que viene tienes que ir cuatro días a Berlín, porque hay que ir a visitar a ciertos clientes que hay allí”, y tu corazón se para. “¿Cómo lo hago? ¿Y mi peque? No me puedo ir sola”. Entonces tu salvador te da la solución perfecta. “¡Nos vamos el pack completo!” Así que vamos a la siguiente cuestión: “¿Cómo podemos aprovechar al máximo esta aventura?”

Berlín es una ciudad con gran personalidad propia, y con una extensa historia que se recuerda en cada esquina. Puedes pasar allí semanas y siempre quedarán cosas pendientes que descubrir, pero hoy vamos a hablar de los sitios turísticos imprescindibles, que se pueden visitar en un fin de semana.

Potsdamer Platz

Esta plaza de diseño moderno se puede considerar el centro de Berlín y es un buen punto de partida para dar un paseo por los principales puntos de esta ciudad, ya que está muy cerca de la Puerta de Brandenburgo (y podemos llegar de uno a otro siguiendo la brecha que el muro dejó en el suelo).

Se caracteriza por alojar el Sony Center y el Quartier Daimler Chrysler. Es una zona  bastante transitada y podemos encontrar gran cantidad de restaurantes y cafeterías.

Si os gustan las alturas podéis subir al mirador Panoramapunkt  para ver una buena panorámica de la ciudad por un módico precio. (adultos 6,50€, niños de más de 6 años 5€, también tienen bonos familiares, para más información http://www.panoramapunkt.de/en/admission-prices-and-tickets.html)

Monumento del Holocausto

Este monumento de unos 19.000 m² se construyó para el recuerdo de todos los judíos que murieron en la II Guerra Mundial. Está formado por un montón de bloques de cemento de distintos tamaños y alturas que forman una especie de laberinto. Si hace buen tiempo es un buen sitio para hacer una pausa y meditar sobre lo ocurrido, aunque también se puede ver como un sitio que puede alegrar las caras de los más pequeños mientras juegan al escondite o al pilla pilla.

http://www.stiftung-denkmal.de/es/casa.html

Puerta de Brandenburgo

El monumento estrella e insignia de esta ciudad sin dudas es esta puerta. Veremos a la diosa Victoria sobre su cuadriga sobre la puerta de doce columnas. No hay mucho más que decir, es imposible ir a Berlín y no dedicarle unos minutos. Tiene una zona peatonal alrededor donde pasear es bastante agradable.

Reichstag

El edificio del Parlamento es otro icono  de la ciudad. La cúpula nos ofrece unas vistas y el su estructura interna formada por espejos es un lugar peculiar para activar la curiosidad de los peques. Es posible visitarlo aunque tened en cuenta que es necesario reservar con antelación online. En el siguiente enlace podéis ver todas las opciones de las visitas http://www.bundestag.de/htdocs_e/visits/besgrupp/besgrupp/197586

Gendarmenmarkt

Muchos consideran esta plaza como uno de los lugares más bonitos de Berlín. Tiene dos iglesias barrocas idénticas a cada uno de sus lados. La de la zona sur se ha convertido en un museo sobre la democracia alemana. Entre las dos iglesias tenemos la sede de la Orquesta Sinfónica de Berlín, la Konzerthaus Berlín.

Alrededor de esta plaza hay gran cantidad de restaurantes interesantes para hacer una parada.

Checkpoint Charlie y Topografía del Terror

Una vez que estás allí, da la impresión que no hay mucho que ver, pero su significado es tan grande que se considera una parada obligada. Este lugar era el paso fronterizo más famoso que  separaba la zona capitalista del oeste de la zona comunista del este. Hay un pequeño museo al aire libre.

Junto al Checkpoint Charlie vemos un buen trozo de muro, que está prácticamente intacto y que nos lleva hasta el llamado “Topografía del Terror”. Donde antiguamente estaba la sede de la GESTAPO han construido un museo  gratuito que nos lleva a recordar la historia con fotografías, y que puede ser un sitio de refugio en un día frío o lluvioso para que entremos en calor. Todos los textos están en inglés y alemán.

Alexanderplatz

Esta plaza, a la que los berlineses llaman “Alex” alberga el emblemático Fernsehturm, la torre de TV más alta de la UE, que se puede ver desde prácticamente cualquier punto de la ciudad y el reloj mundial Weltzeituhr que impresiona por su tamaño (merece la pena verlo de noche).

Tenemos gran cantidad de tiendas y restaurantes rodeando la plaza por lo que es un buen sitio para dar una vuelta antes de cenar.

East Side Gallery

Este es el trozo de muro más largo que se conserva. Está decorado por una serie de grafitis como  el beso del líder ruso Brezhnev y el líder de la Alemania comunista Honecker, o el colorido arte de Thierry Noir, además de su famosa cita: “No more wars. No more walls. A united world.” (“No más guerras. No más muros. Un mundo unido.”).

Isla de los Museos

No somos muy partidarios de ir a museos con niños muy pequeños, ya que necesitan tener una edad para poder entenderlos y disfrutarlos, pero no podemos hablar de Berlín sin mencionar su Isla de los Museos. Para más información: http://www.guiadeberlin.de/index.php?article_id=19

Museo Judío de Berlín

Y ya que hemos tocado el tema de los museos, me siento obligada a mencionar el Museo Judío, que está relativamente de Checkpoint Charlie y que explica todo el horror que se sufrió. Es una visita obligada si os interesa la historia pero sólo lo recomiendo para adultos.

ZOO & Aquario

Y por último, os dejo la estrella para los peques, en el inmenso parque Tiergarten tenemos el Zoo de Berlín.

Podemos comprar la entrada conjunta para zoo y aquario (20€ para los adultos, 10€ para los niños de más de 4 años) y tendremos un día muy entretenido.

Destaco sobretodo que hay una zona muy divertida donde tienen ovejas y cabras sueltas y los niños pueden jugar con ellas.

http://www.zoo-berlin.de/en

 

¿Quieres saber más sobre esta capital? Te recomendamos las siguientes guías:

Fuentes:

http://www.losapuntesdelviajero.com

www.disfrutaberlin.com

Hotel o apartamento

– ¿En qué se parece una camisa vieja a un hotel pobre?
– En que ninguno tiene botones.

Cuando tenemos que elegir un alojamiento hay muchos factores a tener en cuenta, que para cada persona tienen distinta importancia e incluso para uno mismo con la edad van cambiando.

Una pareja joven que suele viajar a menudo,  su principal objetivo es encontrar un sitio donde descansar y que esté bien situado y/o comunicado. Para otros lo más importante es que tenga un precio asequible aunque luego tengan que invertir más tiempo en transporte.E incluso nos encontramos con gente que prefiere reservar en alguna cadena hotelera conocida para “evitarse sorpresas” .

Pero todo esto pasa a un segundo plano cuando hay un peque, ya que su comodidad pasa a ser la primera prioridad,  y de ahí el título de nuestro post.

Los hoteles son muy cómodos para ir en pareja,  pero cuando somos tres la cosa cambia. El hotel nos da una cama para dormir, un baño para asearnos y normalmente poco espacio (hablamos en todo momento de un presupuesto de unos 50€ noche,  y evidentemente hay excepciones). Los que no tengan críos dirán “y qué más quiero”,  pero los que los tengan sabrán que seguramente pasar día tras día todo el tiempo en la calle y solo volver para dormir es difícil con peques,  así que los apartamentos son una gran ventaja.  Siempre puedes tener algo de comida para un desayuno o una cena tranquila o simplemente un sitio donde jugar al pilla pilla porque fuera llueve y no nos quedan sitios cubiertos que visitar.

El precio en estos casos no suele ser mucho más elevado que los hoteles,  y en muchas ocasiones un bungalow nos sirve,  por tanto para nosotros es la opción estrella.

Poco a poco iremos escribiendo algunos post sobre apartamentos y bungalows que os podemos recomendar.

Hotel o apartamento

Prólogo

Y un buen día mientras mi peque dormía plácidamente sobre mi,  cogí el móvil y empecé a escribir.

Prólogo

Primer post

Peque de mundo es una idea que surgió hace mucho tiempo,  Tata y yo tenemos muchas ideas y muchos intereses variados y  un buen día nos planteamos llegar a otro nivel.  Queríamos crear un blog.

Primer problema,  ¿sobre qué?  Viajes,  fotografía, tecnología,  bebés,  programación,  filosofía de la vida?  Según se mire son temas muy dispares pero yo los veo a todos conectados,  así que primera solución : va a tratar sobre nosotros (y ello implica todos los temas mencionados).

Segundo dilema, ¿cómo nos llamamos?  Pues un nombre que abarque todo lo que queremos decir no parece fácil,  así que empezamos por lo más importante.  ¿Y qué es?  Por supuesto nuestra peque,  ella nos motiva y nos inspira,  y por muy peque que sea ya muestra que es un alma libre y que va a ser tan “culo inquieto” como nosotros, así que, llegó la segunda solución, nombre decidido pequedemundo.com.

Y el tercero,  es crear un contenido de interés y calidad,  pero esto lo iremos resolviendo poco a poco, esperamos que os quedéis a verlo.
Y así, sin más, queda inaugurado pequedemundo.com,  esperamos que lo disfrutéis y que estéis dispuestos a crecer con nosotros.